Confianza
22941
post-template-default,single,single-post,postid-22941,single-format-standard,stockholm-core-1.2.1,tribe-no-js,page-template-hosting-www-menchucastan-com-public-wp-content-themes-stockholm-page-php,select-theme-ver-5.2.1,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,paspartu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
Confianza

Confianza

“No hay que empujar el agua del rio. Hagamos lo que hagamos acabará fluyendo a su ritmo»

(Proverbio Budista)

Me imagino confiar viendo la vida como si fuera un cauce de agua, con una dirección. Voy bien si me dejo deslizar en la dirección de las cosas que suceden, bailando con ellas, participando de lo que pasa, con conciencia.

Para mí, esto quiere decir no intentar remontar el río, saberme pequeña ante la fuerza de su corriente, no agotarme inútilmente.

También quiere decir no “empujar el río”, como advierten desde antiguo los budistas, con su saber “no hacer”. Dejar de poner empeño en lo que ya se hace por sí solo. Esto me habla de reconocer mi lugar, y retirarme.

Es un equilibrio, un balance entre no oponerme a la dirección y a la fuerza del agua, y tampoco querer que todo suceda más y mejor.

Si reconozco lo que es, me doy cuenta de que así, justo así, está bien. Lo que sucede es que sólo puedo verlo si no estoy en lucha con la realidad y en lucha conmigo, si me dejo en paz.

Si veo que la vida, lo que no entiendo, lo que se da… es más grande que yo, entro en un saberme pequeña que no es necesariamente saberme en peligro, sino más bien al contrario, saberme también cuidada.

Entro y salgo una vez más del caos y del miedo, vuelvo a ellos. Por momentos arrastrada por oleajes y corrientes intensas, obligada al remanso quizás cuando más me cuesta sostenerlo.

Y en el viaje algo pasa, también adentro, algo que me construye.

Puedo ver que, en la relación entre la vida y yo, nada es personal, la vida no hace las cosas contra mí, no es justa o injusta, simplemente es.

Entonces se vuelve hermoso y posible descansar en la confianza, disfrutar de la aventura, surfear las aguas con sus preguntas y habitar el no saber.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Vaya... me obligan a poner el mensaje de las cookies. Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies